Fundación Corazonistas

Ruta:

Noticias

Emergencia COVID19


"No estamos todos en el mismo barco, sino en el mismo mar...
mientras unos navegamos, otros tratan de salir a flote"
Nuestros hermanos siguen tocando nuestra puerta...
Las personas empobrecidas no saben de vacaciones.
Aunque en Europa estamos en la temporada estival y esto nos llena la cabeza con planes y cosas alegres que hacer con los nuestros, en Fundación Corazonistas no descansamos, porque nuestros proyectos no lo permiten: la realidad no descansa. Y menos aún tras los últimos meses, en los que la Emergencia COVID no ha hecho más que agrandar la brecha económica, educativa y sanitaria a la que se enfrentan los países en vías de desarrollo.
Como Corazonistas, nos sentimos movidos a atender la llamada de la realidad y, en especial, la de los más vulnerables. En esta grave crisis global, con la convicción de que somos "Una Sola Humanidad", queremos seguir fijando la mirada en aquellos que siempre sufren más que el resto. Por eso, para apoyar de manera especial a algunos de los lugares en los que trabajamos, ponemos en marcha una campaña de emergencia, centrada en:
- ALIMENTACIÓN. En lugares donde no hay aprovisionamiento, ni ahorros ni posibilidad de actividad económica (formal o informal), es necesario ayudar a cubrir las necesidades alimentarias básicas de las familias, aportando kits de comida.
- SALUD. El momento que vivimos exige extremar la prevención. La dificultad para obtener agua corriente o potable, y la precariedad de los recursos sanitarios, determinan la obligación de apoyar a los colegios, parroquias y centros de salud rurales mediante botiquines, medidas de higiene, etc.
- EDUCACIÓN. En zonas de pobreza la educación es "medicina" clave frente a la exclusión. En estos tiempos tan desafiantes, uno de los grandes retos es asegurar el derecho a la educación, sobre todo en contextos donde la brecha digital es tan grande. Es necesario comprar y preparar materiales, facilitar su entrega a las familias, habilitar medios tecnológicos allá donde sea posible...
¿Qué estamos haciendo?
En la Amazonía, concretamente, a los terribles efectos de la pandemia, se unen los efectos del voraz extractivismo y la exclusión histórica de los derechos a los servicios básicos y la infraestructura de salud, afectando principalmente a los pueblos indígenas. Su forma de vida se ve especialmente amenazada, no solo por la propia enfermedad sino por las consecuencias del confinamiento, que les impide salir a buscar sus medios de subsistencia diarios.
Conscientes del compromiso de nuestras comunidades educativas con la educación y la justicia, nos pedimos un esfuerzo especial para ser signo de esperanza en medio de la dificultad.
Gracias a todos de antemano por hacerlo posible.
Twitter
Facebook
YouTube

Intervenciones emergencia COVID19

conoce el trabajo en el Hogar Policarpo

En la Residencia Hermano Policarpo de Yurimaguas (Perú) durante la pandemia los alumnos no han tenido clases, pero en un sitio donde el 30% de los hogares están desabastecidos de tecnología y libros, es más importante que nunca hacer llegar la educación para que no abandonen los estudios. En esto es clave la sala de cómputo de Balsapuerto, proyecto apoyado por la Fundación Corazonistas con los ordenadores hace tiempo y ahora con la ayuda económica para cubrir a un profesor, internet y el gasoil de los generadores ya que allí no llega la electricidad.

En esta región los alumnos viven muy lejos de los centros educativos (2-4 días a pie) la Residencia les da la estructura necesaria para, aún así, seguir estudiando. Ésta, que ha permanecido vacía con la pandemia, en mayo abrió ante la demanda de los estudiantes, con las precauciones necesarias. Ahora viven en ella 10 alumnos que necesitan una manutención diaria. Además urge dotar a la residencia de una habitación aislada y con baño para los posibles casos que se pudieran detectar de coronavirus.

Además de las labores educativas, los hermanos Corazonistas, son un referente en la comunidad donde viven ayudando en todo lo que pueden. Ante la necesidad de alimentos a las familias que no tienen ahorros ni pueden trabajar confinados, los hermanos han acercado a muchas familias comida para subsistir estos meses.

Por último debido a la EMERGENCIA COVID es necesario dotar a las residencias y centros educativos de las herramientas necesarias para seguir acogiendo y educando en situación de pandemia (botiquines, geles, medidas de higiene en un lugar donde el acceso al agua salubre es difícil…).

Para todo esto, derivado de la EMERGENCIA COVID, se ha solicitado a la Fundación Corazonistas para el proyecto de la Residencia Hermano Policarpo de Yurimaguas 8.850€.


Campaña dale oxígeno a Lagunas

Desde Lagunas en la selva peruana los hermanos Corazonistas no han parado de trabajar durante la pandemia. En estos meses no ha habido clases en el colegio Goretti ni alumnos en la residencia multicultural Goretti. Los hermanos han tenido que ser muy creativos para llevar a los alumnos la educación de calidad sin tener en sus casas apoyo tecnológico, de libros o de internet, les han preparado materiales que les han acercado uno a uno, para intentar que no abandonen los estudios a pesar de la dificultad.

Por la situación crítica de falta de alimentos en muchos hogares con la falta de trabajo, los hermanos desde la pandemia acercan a las familias comida para sobrevivir en estas circunstancias que afectan, sobre todo, a los más pobres.

Además de los planes de acción mencionados hay que añadir un tercero debido a la situación de emergencia. Dotar a los internados y centros formativos de las herramientas necesarias para seguir acogiendo y educando en situación de pandemia (botiquines, geles, medidas de higiene en un lugar donde el acceso al agua salubre es difícil, internet para transmitir las clases…)

En Lagunas los hermanos son un referente y han estado en la comunidad apoyando especialmente a la EMERGENCIA COVID poniendo sus medios personales y económicos a disposición del centro de salud, aportando dinero para materiales y medicamentos y habilitando en el internado y en la parroquia espacios de aislamiento para personas con coronavirus, a los que también la Fundación Corazonistas les ha aportado la manutención.

 

Emergencia Ecuador

Con la ausencia de clases en la provincia del Napo (Ecuador) los hermanos corazonistas y demás profesores de la zona han tenido mucho trabajo. Les han acercado a cada casa a los alumnos de unos 20 colegios libros, cuadernos, hojas… para intentar que se siguieran formando en unos hogares faltos de tecnología, y así intentar evitar una brecha educativa mayor o incluso el abandono escolar.

En estos lugares por ser los hermanos corazonistas referentes han sido un gran apoyo para las familias indígenas, que no podían vender ni comprar por la cuarentena y no tenían ni ahorros económicos ni despensas llenas. En este periodo en estos hogares sólo se podía comer una vez al día. Respondiendo ante esta crisis los hermanos les han aportado KITS mensuales de alimentación a las 30 familias más necesitadas.

Por último debido a la EMERGENCIA COVID se ha dotado a 20 colegios y 20 parroquias de materiales para seguir haciendo frente a la pandemia y seguir acogiendo y educando a las personas (termómetros, mascarillas lavables, guantes lavables, geles desinfectantes…).

Para todo esto, derivado de la EMERGENCIA COVID, el aporte solicitado a la Fundación Corazonistas para el proyecto de la región Napo de Ecuador es de unos 8.000€ al cambio. 

Conoce la labor corazonista en el Napo

Una sola HUMANIDAD

Abro los ojos… De repente, me encuentro en el mundo. Estoy existiendo. He recibido la vida, el pensamiento, la capacidad de crecer… Pero todavía no soy consciente… Sólo percibo, siento, escucho, miro, huelo, lloro, río… Tendrán que pasar unos años para darme cuenta de que existo, y, mientras, otras personas me rodean, me acompañan, me levantan, me acarician, me enseñan… Pero un día pasará… Me haré consciente:  SOY YO.

Hubo personas que existieron. Hay personas que existen ahora, a la vez que yo. Y habrá personas que existirán, cuando yo no sea... Pertenezco a la especie humana. Me hago consciente de todo esto, y, entonces... ¡Empieza el lío!  
Mi vida... ¿Es especial?  Mi existencia... ¿Es magia?  ¿Es mi yo igual de extraordinario que el de los otros? ¿Cuál será mi destino? ¿Tendré que encontrar lo que me une a las otras personas o lo que me da ventaja para sobrevivir? Tengo que responder... Tengo tiempo para ello. Es lo único que tengo. ¿Hasta qué nivel llegará la conciencia y el conocimiento de mi propia persona?  

Me doy cuenta de que muchos seres humanos caen en una trampa… El mayor de los engaños. Da igual la cultura o la religión, la época en la que vivan, el sexo o el nivel económico. Todos ellos se precipitan en un abismo… Y son incapaces de salir de él.  
Es como si un virus les infectara y se extendiera de generación a generación, de pueblo a pueblo, de persona a persona… Un virus con nombre. Se llama: EGOCENTRISMO, y tiene muchas variantes: Poder, placer, fama, codicia, miedo, prejuicios, rencor, envidia… Un virus que conduce a vivir la vida centrada en uno mismo, creando una gran barrera que impide el encuentro con los otros... Sólo hay espacio para uno. Esta enfermedad es una forma de “locura” que crece en el corazón y que va provocando la violencia, el odio y los conflictos entre pueblos y entre personas... Y, sobre todo, genera sufrimiento. Mucho sufrimiento. Existir con miedo porque te han hecho daño, con frustraciones no superadas, ser esclavo en definitiva… Una conciencia fallida, enferma, inconsciente y, finalmente, muerta en vida.

¿En qué se convertirá mi conciencia? ¿Hasta qué nivel llegará? Me vuelvo a preguntar.

Muchas personas deciden existir sólo para ellos mismos y los “suyos”, que en realidad son una prolongación de ellos mismos. Existen para un día dejar de existir y haber perdido su oportunidad… Su única oportunidad de alcanzar la plenitud.  Renuncian a lo más increíble del ser humano.   

Porque hay una forma de esquivar la trampa… Hay una forma de evitar el virus, o incluso de vencerlo si hemos sido infectados.  Se trata de una conciencia superior de la existencia que todos tenemos la oportunidad de alcanzar, porque no depende de conocimientos, de países, de riquezas o de edades... Una conciencia que encuentra el sentido, que trasciende, y que descubre que nuestro destino no es la soledad sino la unión, la pertenencia… Da igual las costumbres, el aspecto físico, la inteligencia o el carácter… Incluso el momento de la historia en que te toque vivir. Sólo existe una clave.  Sólo hay una llave para completar ese nivel en mi conciencia… Sólo hay una solución, una vacuna, una puerta de salida y ascenso…   

Ser de la especie humana no significa pertenecer a la Humanidad.
Una sola HUMANIDAD


Entonces, ¿qué nos hace verdaderamente humanos? ¿Qué hace que superemos a las otras especies y vayamos más allá de la lucha por la supervivencia? ¿Qué nos une? ¿Qué nos hace pertenecer a la Humanidad?
Dedicamos mucho tiempo a estudiar y a trabajar, a las preocupaciones, nos divertirnos...  Tenemos proyectos, nos encontramos con limitaciones, con golpes de suerte, con accidentes... Pero al final de todo sólo queda una Palabra… Una Palabra con la que nos tenemos que encontrar...

Esa Palabra se llama AMOR, en todas sus maravillosas manifestaciones: SERVICIO, COMPASIÓN, PERDÓN, SACRIFICIO, ENTREGA, RENUNCIA, ACOGIDA... Y ahí es donde nos unimos todas las personas de buena voluntad.
Sólo cuando amamos nos hacemos verdaderamente humanos. Sólo cuando amamos pertenecemos a LA HUMANIDAD, nuestra verdadera familia y destino.  
Tenemos que encontrar la forma de salir de nosotros mismos, de entregarnos a luchar por la felicidad de los demás y de curar sus sufrimientos. Es la esencia del ser humano, el único movimiento que realmente tenemos que hacer a lo largo de nuestras vidas: ir al encuentro verdadero con el otro.  
Existo. Soy una conciencia única y valiosa que la humanidad necesita para completarse. Esto es lo que nos une a todas las personas, a todos los pueblos, a todas las épocas.  
Una existencia única para una sola humanidad.
JORNADAS SOLIDARIAS CORAZONISTAS – FIESTA PRO-PERÚ 2020
"En estos tiempos más que nunca… UNA SOLA HUMANIDAD"

Cada año, las Jornadas Solidarias Corazonistas son un importante gesto del compromiso de nuestras comunidades educativas, y una de las principales fuentes de financiación de Fundación Corazonistas. Este año, en el que hemos sentido nuestra debilidad más que nunca, no queríamos dejar de celebrarlas, aunque sea de forma simbólica y virtual, para hacer presentes a aquellos que siempre sufren más que el resto. Como Corazonistas, la llamada de la realidad y en especial la de los más débiles, es uno de los pilares fundamentales en nuestra labor educativa. Para acercaros esta realidad, os presentamos este boletín especial con el siguiente contenido:
Jornadas Solidarias Corazonistas 2020
  • La Memoria de actividades 2019 de Fundación Corazonistas.
  • "Algunos rostros de nuestro compromiso": mensajes en vídeo provenientes de algunos de los proyectos con los que trabajamos.
  • Un formulario interactivo para personas interesadas en recibir información o vincularse con Fundación Corazonistas.
  • La posibilidad de colaborar con la Fundación por Bizum (código 00390) o por transferencia bancaria.










Como sabéis, todo lo recaudado en las Jornadas Solidarias va íntegramente destinado a la Obra Social Corazonista desarrollada por la Fundación en varios países del mundo, incluida España, donde Hermanos y Colaboradores desarrollan obras socioeducativas para la promoción de las personas. En estos días podrás seguir en redes sociales muchas de las voces provenientes de las obras misioneras y las obras sociales en España, de los proyectos de compromiso corazonista en África, América y Oceanía y de nuestros colegios en España... ¡Es la otra cara de nuestros Colegios y su compromiso! ¡Síguenos en Facebook, Twitter y en nuestro canal de Youtube y difunde!

Nuestras Jornadas Solidarias Corazonistas nos van a conducir a celebrar juntos el final de esta curso tan diferente, al calor de quien nos inspira "El Sagrado Corazón". Os animamos a sumar juntos para seguir comprometidos con la educación y la justicia. Hoy, más que nunca, no podemos dejar de fijar la mirada en aquellos que sufren de manera especial... porque no podemos dejar de sentir que somos UNA SOLA HUMANIDAD.

Conoce más sobre UNA SOLA HUMANIDAD aquí.

EMERGENCIA AMATONGAS: ¡GRACIAS!

Emergencia Amatongas: ¡Gracias!

Página 1 de 19

Joomlart

Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio, de acuerdo a tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Para saber más acerca de las cookies que utilizamos y cómo borrarlas vea nuestra Política de Cookies.

Acepto las cookies de este sitio.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk